LA INCREIBLE LIBRERIA

La Increíble Librería, se halla en el corazón de la Colonia Roma, en la esquina de las calles Guadalajara y Jalapa. El recinto a primera vista ofrece un espacio abierto y acogedor, que invita tanto a ávidos lectores como a visitantes espontáneos con la promesa de una experiencia única.

El local, abierto a finales de 2016,  posee un una estética dinámica: hay anaqueles dispersos por todas las paredes, joyería oaxaqueña en los mostradores y un sinfín de artilugios que atrapan hasta al más curioso. Estos elementos son un espejo de la personalidad de los dueños, Selva Hernández y Alejandro Magallanes.

Los protagonistas del lugar, los libros, se encuentran clasificados en distintos géneros e intereses; existe una sección de autores latinoamericanos, donde figuras como Octavio Paz poseen su propia selección de obras. Asimismo, el recinto cuenta con el “Librero de Alejandro”, obras traídas de la biblioteca personal del diseñador y escritor Magallanes, uno de los ilustradores más reconocidos del país.

Asimismo, el local busca diferenciarse por la curación de primeras ediciones, atributo que atrae a cientos de coleccionistas y aficionados de lo vintage.

Imagen: María Ahumada

Esta dicotomía entre lo nuevo y lo viejo separa a la Increíble Librería de las cadenas más comerciales presentes en la ciudad.

El staff es amigable y está dispuestos a transmitir a todo cliente el espíritu e interés por la literatura. Cada empleado se muestra abierto a dar recomendaciones a quien lo necesite, te puede orientar en sugerencias que van desde libros de fotografía hasta poemas contemporáneos. Eso sí, nunca vas a tener la misma experiencia, ya que los libros van y vienen, manteniendo una selección dinámica.
No es una librería que apueste a tener todos los bestsellers del momento, se trata de un espacio al que hay que llegar con la mente abierta y dejar que los libros sean los que te encuentren.

Jalapa 129, Roma Nte., 06700 Ciudad de México, CDMX

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados